Seleccionar página

Escondimos los objetos cortantes, prohibimos la entrada de botellas, dos seguratas vigilaban preparados para cualquier conato de violencia…pero finalmente la sangre no llegó al río, de hecho hubo risas y algarabías, además de información jugosa. Se empieza a sospechar que la enemistad entre Sanabria y Crudo es puro teatrillo.